loader-image
Toluca, MX
6:29 pm,
temperature icon
lluvia moderada
Hora Estándar Central

La otra guerra

Francisco Ledesma

Muy mala costumbre se ha vuelto lo que podríamos denominar una guerra entre medios. Noticieros que se atacan entre sí. Periódicos que se desacreditan mutuamente sin intención de construir una autocrítica, sino que fortalecen la defensa de posturas políticas. Se deja de lado el equilibrio de la información, se detecta una sesgada visión de los acontecimientos que se denuncian, que intentan ante todo denostar al medio de enfrente.

Entre los casos más evidentes expondré dos situaciones, sin defender postura alguna, sino de establecer sus consecuencias entre las audiencias. El asunto más evidente está vinculado con el seguimiento que viene realizando el noticiero de Carmen Aristegui sobre las camionetas que presentan membretes de Televisa, y que fueron aseguradas por autoridades de Nicaragua por intentar traficar droga acreditándose como empleados de la televisora mexicana.

Han pasado al menos tres semanas, a través de las cuales, Aristegui ha seguido su instinto periodístico –eso ni dudarlo- pero también es cierto que ha excedido los tiempos otorgados a un tema que no ha sido tan relevante para el resto de los medios de comunicación. Ha buscado evidencias para determinar la posible responsabilidad de Televisa, con las personas detenidas –que se acreditaron como trabajadores de la empresa de Emilio Azcárraga- y hasta donde su investigación se lo ha permitido, se definió que las camionetas estaban a nombre de la televisora.

Por su parte, Joaquín López Doriga en el noticiero estelar de Televisa, ha desvinculado al emporio mediático del registro de dichas camionetas, lo cual habría incurrido a partir de documentación apócrifa. Ha tachado de “mentirosos” a quien diga lo contrario, y ha buscado sesgadamente desvirtuar las acusaciones que se emprenden contra la empresa que representa, asumido como “líder de opinión”.

A la disputa mediática le han entrado por separado las revistas Proceso y Etcétera. La publicación fundada por Julio Scherer le ha dedicado portadas al caso de Televisa, y ha omitido en gran medida las versiones presentadas por la televisora. Por su parte, la revista Etcétera ha denostado el trabajo emprendido por Aristegui, a quien señalan que no ha demostrado nada, y que en el conjunto de informaciones presentado por la conductora radiofónica han proliferado muletillas como “llama la atención” y dudas sobre “este tema tan delicado”.

Otro escenario, que encaja en esta proliferación de ataques es el que se traen La Jornada con Milenio. El periódico dirigido por Carmen Lira Saade, ha referido que diversos testimonios recabados por la Procuraduría General de la República revelan que los policías federales que atacaron a representantes diplomáticos en Tres Marías, están vinculados con actividades del narcotráfico,  y en específico con la organización de los Beltrán Leyva, y que echan por tierra la defensa de la Secretaría de Seguridad Pública.

Mientras que Milenio, encabezado por Carlos Marín, ha puesto de manifiesto que la información de La Jornada, es una “nota volada” como se denomina en el argot periodístico a una noticia que está sobredimensionada, sin argumento, y que en el extremo del caso, falta a la verdad. De ese tamaño ha sido el ataque lanzado por Marín a La Jornada, en defensa de la versión presentada por la Policía Federal.

No cabe la menor duda, de que Milenio se está cobrando los ataques de los que fue objeto por el caso de sus encuestas durante el pasado proceso electoral, y que fueron parte del argumento de López Obrador para buscar la nulidad de la elección que dio como ganador al ex gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto.

Más allá del interés periodístico que generan los dos casos, lo que se deja de manifiesto y prevalece en la escena mediática, es la defensa de su postura ideológica, su rol político –que también juegan-, y que generan una señal incierta hacia las audiencias, que están frente a una información sesgada de la realidad. De nueva cuenta, los medios se están volviendo –en tanto que representan a un poder fáctico- en protagonistas de la historia, y en actores cuestionados.

Pero se corre el riesgo de polarizar audiencias y de no tener consigo contenidos con equilibrio donde se otorguen todas las visiones o versiones de un caso, y donde se imponga al interés periodístico los intereses particulares de los medios de comunicación que deciden qué difundir, y cómo hacerlo.

La tenebra

El periodismo busca des-cubrir lo que el poder trata de en-cubrir. Aunque en primer lugar en ese orden y jerarquía debería estar el poder público, y después los poderes privados.

Comentarios

comentarios

Vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident
Lexie Ayers
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.

The most complete solution for web publishing

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Tags

Share this post:

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Category
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit eiusmod tempor ncididunt ut labore et dolore magna