loader-image
Toluca, MX
3:51 am,
temperature icon
muy nuboso
Hora Estándar Central

Fustiga Xóchitl Gálvez a Eruviel Ávila, “se fue para que no lo metan a la cárcel”, afirma

Francisco Ledesma

 

Toluca, Edomex, 3 de marzo de 2024.- La candidata presidencial de la coalición Fuerza y Corazón por México -integrada por el PAN-PRI-PRD-, Xóchitl Gálvez Ruiz fustigó al exgobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas, quien ha decidido emigrar al PVEM, como muestra de su miedo para que no lo metan a la cárcel y buscar impunidad por parte de los gobiernos morenistas.

 

Al encabezar su primera gira de campaña por el Estado de México, la abanderada del bloque opositor pidió al priísmo mexiquense su participación activa en las elecciones del 2 de junio para terminar con el gobierno de Morena, y “para dejar de estar tirando el dinero a lo tarugo, nosotros vamos a gastar el dinero en los mexicanos”.

 

En la Plaza de la Unidad del Comité Directivo Estatal del PRI, Xóchitl Gálvez agradeció la asistencia de los exgobernadores César Camacho y Arturo Montiel, a quienes reconoció como “esos gobernadores que no se rajan como otros que ya se fueron a otro partido; de ese tamaño debe tener la cola larga, por eso se van, para que no los metan a la cárcel”, expresó en referencia al expriísta, Eruviel Ávila, quien ahora es candidato a diputada federal por el PVEM.

 

Acompañada del dirigente nacional priísta, Alejandro Moreno, la exsenadora panista afirmó que, durante la elección presidencial, los mexicanos tendrán dos caminos, y recordó el dislate de la abanderada Claudia Sheinbaum en su arranque de campaña, para detallar que “ya nos lo dijo la candidata de Morena, un camino es que siga la corrupción, ya no queremos que los amigos de los hijos del presidente sigan haciendo negocios”.

 

Y añadió: “Nosotros tenemos otro camino, y ese camino es por ir por un México sin miedo a salir a las calles, un México sin miedo a emprender, sin miedo a los agricultores de Texcapilla que tuvieron que defenderse de la delincuencia, vamos a salir todos juntos adelante”.

 

Para el caso del Estado de México, Gálvez Ruiz recalcó tres grandes problemas en los que trabajará de ganar la Presidencia de la República, entre los que se incluye atender la escasez de agua potable, que consistirá en “emprender el proyecto más agresivo para resolver de fondo el tema del agua, vamos a tratar el 100 por ciento de aguas residuales, potabilizar el agua, y retener el agua de lluvia para que no se vaya al mar”.

 

En materia de movilidad, la candidata opositora reconoció que miles de mexiquenses dedican tres horas o más para trasladarse a su lugar de trabajo en la Ciudad de México, por lo que se comprometió a “construir más metro que llegue al Estado de México, más líneas de cablebús (sic) y transporte público”.

 

 

Para resolver la problemática de la seguridad pública, sostuvo que será necesario fortalecer a las policías estatales y municipales, además de contener asuntos como el cobro de derecho de piso, lo que detonó en un enfrentamiento social en el municipio de Texcaltitlán, el pasado mes de diciembre, “eso se va a acabar, van a tener a la presidenta más valiente de México, a los delincuentes les vamos a aplicar la ley, se van a acabar los abrazos, los abrazos sólo se los vamos a dar a los niños, a los jóvenes, a la gente de bien, vamos a aplicar la ley”.

 

 

 

 

 

El priísmo de primera y de segunda

Desde las 15:00 horas, el priísmo mexiquense comenzó a llenar la Plaza de Unidad, en un sillerío dispuesto para cerca de mil personas; y otras dos mil personas que ocuparon las gradas de este recinto en la sede del partido en la capital mexiquense.

 

Decenas de autobuses colapsaron el tránsito vehicular de las calles aledañas, con militantes y simpatizantes priístas que fueron movilizados desde los municipios del Valle de Toluca, en donde el tricolor se recuperó electoralmente en 2021, tales como la capital mexiquense, Metepec, Zinacantepec, Lerma, San Mateo Atenco, Mexicaltzingo, San Antonio la Isla, entre otros.

 

Todo parecía en unidad, hasta llegar a la sede partidista, donde las vallas dividían a los militantes y simpatizantes con relación a los invitados especiales. En los lugares de privilegio, muy de cerca con la burocracia partidista se identifican a los exgobernadores, a la bancada de los diputados locales y federales, y a los alcaldes priístas que mostraron el músculo de la movilización.

 

Para hacer menos pesada la espera, el animador tradicional del priísmo que canta cumbias durante una hora, también pedía porras para Ana Lilia Herrera, una y otra vez, como si fuese su campaña electoral. Lo mismo replicó el maestro de ceremonias, cuando observó el arribo de la candidata presidencial Xóchitl Gálvez; algunas porras para la abanderada y otras para la dirigente priísta.

 

La gente ya cansada daba la espalda al escenario, para evitar que el sol pegara de frente. Algunos asistentes del partido repartían botellas de agua purificada. En las posiciones de privilegio, los cercanos a Ana Lilia mostraban su influencia en la nueva toma de decisiones. Ahí se visualiza a Arturo Osornio, Rosalinda Benítez, Mercedes Colín. Las mexiquenses Cristina Ruiz y Leticia Barrera -dirigentes de la CNOP y la CNC-, alcanzaron lugar en el presídium.

 

En los discursos, tomaron la palabra Ana Lilia Herrera, Xóchitl Gálvez y Alejandro Moreno. La panista en la incomodidad de aplaudirle a los priístas; y los priístas de tener una candidata panista en la boleta presidencial. Frente a lo indefendible, Gálvez y Moreno presumiendo los gobiernos de Camacho y Montiel.

 

Y las grandes omisiones de la tarde: Enrique Peña -el orgullo mexiquense que llegó a la Presidencia de la República-; y el más reciente exgobernador, Alfredo Del Mazo, quienes también ya forman parte de un priísmo que nadie quiere recordar.

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios