loader-image
Toluca, MX
2:24 pm,
temperature icon
nubes dispersas
Hora Estándar Central

El Manual de Maquiavelo 26-04-2024

Francisco Ledesma /  Se buscan incentivos para el votante

El arranque de las campañas electorales parece un buen incentivo, pero únicamente para la clase gobernante que pretende perpetuarse en el poder público. A partir de este viernes, cientos de candidatos a alcaldes prometerán convertir en un mejor lugar la ciudad donde vivimos, aunque decenas de ellos no tengan ni idea de cómo hacerlo, ni tampoco la mínima posibilidad de ganar; mientras otro puñado de aspirantes ya tuvo la oportunidad de ejecutarlo, y a pesar del incumplimiento en las promesas de su proselitismo de hace tres años, hoy vienen con la pretensión de reelegirse.

 

A partir de este viernes, cuando los mexiquenses salgan a las calles, ahora sí notará un espacio público contaminado de bardas, anuncios espectaculares, y demás publicidad urbana con la imagen filtrada de candidatos que parecen más jóvenes y con mayor fotogenia que en persona. Vamos, ni siquiera en reconocerse cómo son pueden comunicarse con la verdad; y las mentiras pueden ser más profundas cuando nos hablan de su hoja de ruta y sus logros personales.

 

En todos los alcaldes que buscan su elección consecutiva, sin importar el partido político al que pertenezcan, se puede advertir una falta de autocrítica, porque desde ya, su promesa es darle continuidad a su gobierno. No hay un ápice por reconocer promesas incumplidas, compromisos políticos que contravienen el bien común e incluso funcionarios municipales carentes del perfil para ocupar cargos públicos, pero que están ahí por amiguismo o influyentismo.

 

Los diputados locales -aquellos que también buscan la reelección-, irracionalmente vienen a pedir tres años más porque no les dio tiempo de proponer o aprobar las leyes que ahora sí van a presentar y pretenden que para la próxima Legislatura puedan ser avaladas. Es un despropósito -más aún cuando algunos van por nueve años de actividad parlamentaria-, en la medida que los legisladores, desde hace mucho tiempo se han convertido en una figura de poder, que sólo toma sentido para conformar mayorías que aprueban o rechazan leyes o presupuestos. Lo demás resulta mera demagogia.

 

Los partidos buscan con sus piezas legislativas construir bloques que les faciliten la gobernabilidad del mandatario en turno, o viceversa, consolidar una oposición que rechace todo aquello que no se ajusta a la causa de sus grupos de poder.

 

De síndicos y regidores, su condición es todavía más vergonzante. Quizá solamente uno de cada diez regidores conozca la función que realizan al interior de los cabildos. El modelo “presidencial” que otorga mayorías de sus partidos o coaliciones a los alcaldes electos les posibilita un poder absoluto y pleno durante tres años. El resto de los regidores sólo completan un espacio en la nómina del Ayuntamiento sin grandes luces en su funcionamiento.

 

El reparto de regidurías fue en el pasado un reparto de posiciones de poder entre grupos caciquiles que daba cabida a posiciones de los candidatos en turno, a los exalcaldes y a los liderazgos partidistas de la oposición. Una componenda política conceptualizada desde una democracia directa e indirecta imaginaria y simulada.

 

Confío en eximir del desconocimiento a los síndicos, que obligadamente transitan por una certificación, que les permite tener una mínima noción de lo que deben hacer o su grado de responsabilidad administrativa como parte de los cabildos.

 

Pero con esos ingredientes por delante, el votante debe encontrar los incentivos para salir a votar el domingo 2 de junio; y “botar” a quienes no hayan tenido la oportunidad y los hayan decepcionado, aunque por ahora, el sufragio parece haberse quedado corto con la promesa de que la democracia y las reelecciones nos traerían gobernantes más profesionales y mejores gobiernos.

 

La tenebra

Y hay quien va por más de diez años para el cargo de alcalde o diputado local. ¿Cuánto tiempo más necesitan para cumplir con las promesas de hace 30 años?

 

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios