loader-image
Toluca, MX
2:03 am,
temperature icon
cielo claro
Hora Estándar Central

El Manual de Maquiavelo 22-04-2024

Francisco Ledesma /  Una postulación en lo oscurito

La dirigencia del priísmo mexiquense que encabeza Ana Lilia Herrera está inmersa en una nueva irregularidad dentro del proceso interno que derivó en la postulación de sus candidatos a diputados locales de mayoría e integrantes de Ayuntamientos, simplemente porque ha incumplido con los términos y plazos de su convocatoria interna, y ha dejado en una situación de indefensión para los cientos de militantes que fueron rechazados, excluidos, improcedentes o desplazados por las decisiones de las cupulas partidistas.

 

En esta misma columna -publicada el viernes 12 de abril- habíamos establecido el riesgo de ilegalidad de la convocatoria priísta, por haber sido emitida fuera de los tiempos de precampaña; y en un segundo momento, no ajustarse a las consideraciones del reglamento interno para la selección de sus dirigentes y candidatos a cargos de elección: una puerta abierta a la impugnación.

 

El domingo 14 y el lunes 15 de abril, la Comisión Estatal de Procesos Internos cumplió con el procedimiento de inscripción, que se volvió una verbena y una pasarela para aspirantes a las candidaturas de diputaciones locales, alcaldías, sindicaturas y regidurías.

 

Los dictámenes de procedencia o improcedencia -conforme a la base décima novena de la convocatoria aludida-, debieron ser publicados en estrados físicos y digitales entre el 15 y 16 de abril, lo cual no ocurrió porque en algunos casos -la dirigencia priísta- mantenía negociaciones con los grupos de poder para definir las candidaturas que serían postuladas. Incluso, la misma convocatoria detallaba que la publicación de dictámenes y acuerdos tenían efectos de notificación.

 

Para fines prácticos, los aspirantes desconocen cuál fue el sentido de su registro, y por lo tanto, no tuvieron la posibilidad de interponer un recurso de inconformidad, y ante la omisión establecida por el órgano auxiliar, la militancia no contó en este primer momento con el principio de legalidad, certeza, imparcialidad e igualdad que requiere un proceso interno y pretende erigirse en un ejemplo de inclusión, democracia y unidad partidista.

 

Ahora bien, la base vigésima quinta de la misma convocatoria, contemplaba la declaratoria de validez del proceso interno y la expedición de la constancia de candidatura de quien obtuviera el acuerdo favorable de postulación por parte del órgano auxiliar, a más tardar el viernes 19 de abril; y dicho acuerdo se notificaría en los estrados físicos y electrónicos. Ese mismo día, el PRI mexiquense inscribió sus candidaturas ante el Instituto Electoral del Estado de México, en el límite para cumplir con este proceso legal.

 

A la fecha, aspirantes rechazados en el proceso interno han documentado que los estrados físicos se encuentran vacíos en la sede estatal priísta; en los estrados electrónicos no ha existido una actualización tras la emisión de la convocatoria, y por lo tanto, se desconoce cuáles fueron las candidaturas postuladas y ya inscritas ante el órgano electoral. De nueva cuenta, la omisión manifiesta de las disposiciones de la convocatoria, hacen que los aspirantes excluidos tengan las condiciones para impugnar las decisiones de su dirigencia que han dejado en un estado de indefensión a quienes no resultaron ungidos por la burocracia partidista.

 

Hasta el momento, la base vigésima sexta se encuentra pendiente de ejecutar, la cual determina que quienes resulten electas o electos a las candidaturas a integrantes de los ayuntamientos rendirán protesta estatutaria en fecha y lugar determinado por la dirigencia tricolor.

 

A partir de ese momento, los aspirantes rechazados podrían venir con una nueva impugnación, porque frente a la inexistencia de los dictámenes en los estrados, una toma de protesta podría asumirse como un acto consumado, que permitiría a los que se sientan agraviados interponer los recursos de inconformidad para reclamar la certeza, la legalidad y la imparcialidad, que parecen muy ausentes de principio a fin, en este proceso interno priísta.

 

Mientras tanto, la dirigencia tricolor hace ajustes a sus registros ante el órgano electoral, y trabaja a marchas forzadas para arrancar la campaña electoral el viernes 26 de abril.

 

La tenebra

El sábado 20 de abril, en el auditorio del PRI estatal, se desarrolló un curso de capacitación para los candidatos elegidos, encabezado por el delegado Jorge Meade, aunque por las fotos publicadas en sus redes sociales, más parecía un acto del hipnotista Tony Kamo, porque al menos una decena de los asistentes se durmió con su motivadora intervención.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios