loader-image
Toluca, MX
5:25 am,
temperature icon
muy nuboso
Hora Estándar Central

El Manual de Maquiavelo 22-03-2024

Francisco Ledesma /  Más salario rosa como promesa de campaña

El Salario Rosa, programa insignia durante el sexenio del priísta Alfredo Del Mazo, ahora está convertido en una de las principales promesas de campaña de Santiago Taboada, candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; a pesar de que fue un esquema asistencial altamente criticado hasta por el PAN -cuando simulaba ser oposición-, y lo catalogaban de una dádiva clientelar que pretendía establecer un beneficio electoral mediante un condicionamiento económico.

 

En la coyuntura electoral, donde la clase política tiene reducidas sus promesas de campaña en dar dinero en efectivo a tantos sectores de la población como sea posible, el panista Santiago Taboada ha proyectado que de ganar la elección del 2 de junio, implementará en la capital del país el Salario Rosa, un apoyo económico que surgió como promesa de campaña en el proselitismo delmacista de 2017, para apoyar el trabajo no recompensado de las amas de casa.

 

En principio, se había proyectado que dichas entregas monetarias serían para las clases más necesitadas, aunque terminaron por favorecer a una red clientelar que nunca benefició al PRI necesariamente, sino que tenía como propósito incentivar en redes sociales una opinión favorable hacia Alfredo Del Mazo.

 

Más allá de sus impactos como política social, el Salario Rosa se convirtió en un tema de campaña en la pasada elección por la gubernatura del Estado de México; ahí, la priísta Alejandra del Moral lanzó como promesa de campaña el Salario Familiar, que tenía la pretensión de ampliar la red de beneficiarios del Salario Rosa, para otorgar apoyos económicos a la ama de casa, pero también a jóvenes estudiantes, jefes de familia y “hasta las mascotas”, remataba la izcallense.

 

Por su parte, Delfina Gómez -entonces candidata opositora- siempre se mostró a favor de mantener el Salario Rosa, pero con un cambio de nombre y un ajuste en sus reglas de operación. Tras ganar la elección del 2023 y tan pronto como asumió el cargo de gobernadora, rebautizó el programa como “Mujeres con Bienestar”, y con un remanente presupuestal no ejercido por su antecesor, entregó las primeras 400 mil tarjetas electrónicas en diciembre pasado.

 

A principios de este año, aceleró el paso de afiliación y antes de que entrará en vigor la veda electoral, la gobernadora mexiquense ya había repartido 650 mil tarjetas guindas -ya no rosas-, para entregar apoyos económicos como parte del sello de su mandato, que huele muy similar al aroma de los últimos seis años, donde el priísta dedicaba jornadas enteras al reparto del Salario Rosa.

 

Pero no es la única promesa de campaña en curso con aspectos semejantes. También resalta el caso de la candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, quien ha prometido una pensión universal -pero exclusivamente para mujeres, aquellas que se han dedicado por tantos años al hogar-, para quienes tengan entre 60 y 64 años de edad. La morenista ha enfatizado que será una recompensa económica a los cuidados de la casa, y será para quienes todavía no están en edad de recibir la pensión del adulto mayor.

 

No es un Salario Rosa, pero cómo se le parece, la nueva promesa de Sheinbaum.

 

Y en cada promesa de campaña o mitin proselitista, se puede advertir que la clase política mantiene un sinfín de propuestas encaminada a ampliar e incrementar las dádivas monetarias como única solución a todos los males, o como si los próximos gobernantes no tuvieran mayor capacidad de ejecución o de solucionar los problemas de la comunidad.

 

Sin dimensionar que en todas esas políticas públicas no hay una evaluación real sobre su eventual efectividad para combatir la pobreza, o elevar la calidad de vida de sus beneficiarios.

 

La tenebra

Luis Miranda Barrera, a su tierna edad de 28 años de edad, sigue en proceso de titulación. Si ese va a ser el nivel de celeridad en caso de ser diputado, las iniciativas de ley pueden esperar, porque las prioridades personales y políticas serán otras.

 

 

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios