loader-image
Toluca, MX
6:55 am,
temperature icon
nubes
Hora Estándar Central

El Manual de Maquiavelo 07-07-2023

Francisco Ledesma / Gatopardismo o transformación

Delfina Gómez se alista para recibir su constancia como gobernadora electa del Estado de México. Se convertirá en la primera mujer en ocupar la titularidad del Poder Ejecutivo estatal. Y será, además, la primera en no tener una militancia priísta tras 94 años de un régimen que ha sucumbido electoralmente. De origen humilde, marcará un clivaje en su ascenso al poder público de la entidad.


Asumirá el cargo con un enorme peso político y altísimas expectativas sociales de revertir -lo que la propia 4T- denominó como años de abandono, atraso y olvido. Pero sobre todo, deberá sortear la presión de diversos grupos de poder que la rodean, y otros tantos que pretenden sorprenderla, para beneficio propio.


Lo que estará en juego, a partir del 16 de septiembre, no sólo es el proyecto de gobierno que ofreció Morena a lo largo de la campaña electoral, sino también el talante político y el talento personal de Gómez Álvarez, que le permitan reivindicar que es ella, quien tomará las decisiones de su mandato.


Desde ahora, se puede advertir a grupos políticos -inmersos en Morena- decididos a influir en la repartición de cargos en el gabinete. Todos aquellos que se sienten corresponsables de la victoria, y que exigen como pago político, el estar representados en el ejercicio de poder. Están en la primera línea, quienes se asumen como impulsores de su carrera política; y en la segunda fila, quienes se posicionan como fundadores del movimiento que la llevó al poder.


En la base de la pirámide, la militancia morenista cuenta las horas para contemplar que Delfina rinda protesta como gobernadora en poco más de dos meses, y ser beneficiarios de dádivas clientelares: replicar al gobierno priísta para garantizar la aprobación de su mandato en las próximas elecciones.


En esa ecuación, los partidos satélite del PVEM y del PT, aspiran a consolidar su presencia en las estructuras del poder, muy a pesar de que su aporte a la campaña sólo fue la presencia de sus dirigentes en los más de 125 mítines encabezados por la texcocana; y hoy sobrevalorados por la transferencia de votos, y con la pretensión de formar parte de la toma de decisiones.


También ahí están los empresarios, quienes mantienen la expectativa de que el poder económico debe mantener una connivencia con el poder político; y ven en los negocios al amparo del poder como una gran oportunidad de ganancias. Existen poderes fácticos, como agrupaciones de periodistas que hoy asumen serán recompensados por defender una ideología partidista; y que exigen las canonjías que antes criticaron de los aplaudidores del viejo régimen.


A esa lista, podríamos agregar sindicatos, profesores, centrales obreras, transportistas, campesinos, médicos, asociaciones civiles, que tienen en el horizonte un reemplazo de siglas, para reclamar una serie de beneficios que nunca han tenido, y que producto de la exclusión por parte del oficialismo, les llevó a ejercer su voto de castigo, y ocasionaron la victoria histórica morenista.


Delfina Gómez tiene dos alternativas: replicar esas viejas prácticas en favor de los grupos políticos y los poderes fácticos que le permitieron abrir el camino a la gubernatura; o bien, ejercer el gobierno de una manera diferente para tratar de eliminar los privilegios de las élites políticas y económicas.


En cualquiera de los escenarios, la morenista incumplirá con las expectativas de algunos sectores del electorado; ya sea porque en verdad emprendió la transformación que tanto pregonó en sus promesas de campaña, o bien, porque el gatopardismo de la oligarquía morenista se impondrá en su sexenio.


Y podría convertirse en la primera gobernadora en poner en práctica el régimen priísta, desde la bandera de la Cuarta Transformación.

 

La tenebra

El enorme reto es demostrar que, aunque tenga un jefe político en Palacio Nacional, será ella quien tome las decisiones de su gobierno.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios