loader-image
Toluca, MX
2:31 pm,
temperature icon
nubes dispersas
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 30-04-2024

Toluca, Edomex; 30 de abril de 2024.- Han pasado seis meses y quince días de que terminó la gubernatura de Alfredo Del Mazo, y la relación entre la dirigencia nacional del PRI con los priístas mexiquenses ha tomado una nueva correlación de fuerzas políticas. La ausencia de un mandatario y primer priísta del estado entrará en una nueva etapa, una vez que transcurran las elecciones del 2 de junio, y donde las derrotas que devengan serán cargadas a la dirigencia estatal encabezada por Ana Lilia Herrera. Ahora Alito ha decidido tener nuevos aliados.

 

Hace algunos meses, cuando los exdirigentes priístas exigían la renuncia de Alejandro Moreno por los escándalos personales y políticos, la protesta en gran medida era encabezada por el mexiquense César Camacho, quien dicho sea de paso, en su ascenso al PRI nacional en el sexenio peñista, corrió a Alito de su cartera en el partido. A la vuelta de los años, el campechano cobró venganza, y despidió a Ernesto Nemer, tan pronto llegó al edificio de Insurgentes Norte. Pero ahora, cada vez se les observa más cerca, y con más armonía. Ayer el mexiquense estuvo en primera fila, en un evento prácticamente privado.

 

¿Y cómo no va a estar agradecido César Camacho con Alito, si han otorgado una candidatura a Mariano Camacho para una diputación local? El originario de Metepec insiste en convertirse en factor de decisión en la política estatal, más aún, con el autoexilio de Enrique Peña; la exclusión de Eruviel Ávila, ahora como ecologista; la ausencia obligada de Alfredo Del Mazo. Junto con Arturo Montiel, son los únicos asistentes a los eventos de Xóchitl Gálvez. No piensa en el retiro político, más ahora, que puede volverse útil para Moreno Cárdenas.

 

Donde la relación política sigue dando muy buenos frutos, es la vinculación alcanzada por Cristina Ruiz y Alito. Ambos serán senadores por la vía plurinominal. Pero no sólo eso, Ruiz le ha abierto un espacio a Eduardo Castro Bello, sobrino del campechano, como candidato a regidor en Naucalpan; en la misma planilla que Víctor Manuel Navarro Ruiz -sobrino de la diputada-, es candidato a la regiduría. El asalto al poder público desde la repartición de candidaturas que preside Cristina por encomienda de Alito. Una fórmula perfecta que tendrá una toma de decisiones de mediano y largo plazo.

 

El pasado mes de diciembre, cuando se designó a Ana Lilia Herrera y Alejandro Castro, al frente del priísmo mexiquense, en el diseño se planteó que su encargo tendría desenlace en el mes de agosto. Coincide con la fecha en que Alejandro Moreno también abandonará la dirigencia nacional, pero desde cuya posición pretende incidir en la sucesión del PRI nacional, y también buscará el control de los comités estatales, incluido el del Estado de México, para cuyas tareas nadie debería descartar a Cristina Ruiz, pese a su nula ascendencia política.

 

Alito ha comenzado a acumular adversarios en el PRI. Ahí ya pasan lista Eric Sevilla, quien nunca fue tomado en cuenta para la elección en curso; José Manzur a quien le prometieron una plurinominal, y tampoco le cumplió; Ana Lilia Herrera, por los desencuentros que ha debido lidiar con Jorge Meade; y un puñado de alcaldes y diputados locales a los que garantizó la postulación para la elección consecutiva, y los dejó sin candidatura y sin esperanza en el partido.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios