loader-image
Toluca, MX
11:56 pm,
temperature icon
nubes dispersas
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 29-03-2024

Toluca, Edomex; 29 de marzo de 2024.- Nadie debería llamarse a sorpresa. Las dos coaliciones electorales conformadas para las elecciones locales del Estado de México están sujetas a revisión. Desde diversos frentes, todas han presentado un grado de inconformidad por las militancias partidistas que se han sentido desplazadas. El grado de tensión es mayor en algunos municipios con respecto a otros. Las negociaciones se mantienen abiertas. La toma de decisiones será asumida por las élites políticas. Lo que menos importa es la opinión de sus militantes, y todo se reducirá al pragmatismo electoral.

 

El plazo vence el 9 de abril, y cualquier ajuste trastocará la definición de las candidaturas a alcaldes y diputados locales. Quizá eso explica que, hasta el momento, solamente Morena ha dado a conocer los nombres de 50 candidaturas a las presidencias municipales que serán inamovibles. Si la alianza se extiende en algunos municipios, impondrán sus candidatos. Ahora bien, si la coalición se rompe en algunas demarcaciones, sus postulaciones serán invariables. Asumen, con cierta arrogancia, que el efecto AMLO seguirá jugando a su favor.

 

En el Partido del Trabajo, como nunca antes, han expresado su derecho de pataleo porque en las elecciones de 2018 y 2021 les han impuesto candidatos como propios que después han renunciado a su militancia. Después de tantos años como partido satélite muestran preocupación en construir cuadros políticos y extender su posicionamiento territorial. Sin embargo, andan en búsqueda de candidatos porque lo que menos tienen son estructuras electorales.

 

Hacia el Partido Verde hay escepticismo absoluto. En Morena ven con preocupación y profundo rechazo a la incorporación de tantos priístas y panistas a su bloque de coalición electoral. En la coyuntura actual, también hay poca claridad sobre el liderazgo real entre los ecologistas. Por un lado, José Couttolenc que representa la dirigencia oficial. Y por otra parte, Eruviel Ávila que presume ascendencia política con liderazgos nacionales. Ambos con una larga de lista de actores políticos a quienes les prometieron el sol y las estrellas desde el PVEM.

 

En el PRIAN, el resultado hasta ahora ya es conocido. Han pretendido acorralar al PRD en su acuerdo electoral, mientras pretenden quitarle cuatro candidaturas a diputaciones locales y 35 posiciones de privilegio en regidurías municipales. Después de las elecciones de 2023, ninguno de los tres partidos opositores puede asumir que tiene el peso electoral con el que negoció la alianza de hace tres años. Y está claro que, tanto panistas como perredistas quedaron mucho a deber en los comicios de la gubernatura por más pretextos que pongan.

 

El PAN no debería confiarse tanto de la mesa de negociación que preside el PRI. Basta recordar que es el mismo partido que encabeza Alejandro Moreno; y que hoy más que nunca tiene el control del priísmo mexiquense por interpósita persona. Lo mismo que han aplicado hoy a los perredistas, podría revertírseles en cualquier momento en agravio del panismo local; y eso no lo vale ni siquiera su anhelada senaduría de primera minoría.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios