loader-image
Toluca, MX
6:31 am,
temperature icon
algo de nubes
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 24-04-2024

Toluca, Edomex; 24 de abril de 2024.- Las burocracias partidistas enfrentan una contención de daños frente a las imposiciones de sus candidaturas determinadas durante los últimos días. Lo único que les queda, por ahora, es resistir el embate de quienes no resultaron ungidos para el próximo proceso electoral. Una vez iniciadas las campañas electorales, la apuesta está encaminada en que la atención mediática se concentre en la inercia proselitista. La toma de decisiones ha sido concluida, pero la mayor relevancia vendrá cuando terminen las elecciones, porque las élites políticas renovarán sus dirigencias electoreras.

 

En Morena, a partir de esta semana, se quedarán sin una dirigente oficial. Martha Guerrero, presidenta morenista en los últimos años, comenzará su campaña por la presidencia municipal de La Paz. En pleno proceso electoral, los partidos están impedidos formalmente de renovar a sus dirigencias. En los hechos, el morenismo deberá esperar a que transcurran las elecciones del 2 de junio, y procesar la elección de su comité estatal, en donde volverá a incidir el tridente del partido guinda: Delfina Gómez, Horacio Duarte e Higinio Martínez.

 

El caso más sorpresivo es el del Partido del Trabajo. La caída de Óscar González es irreversible, al menos para los intereses de su dirigencia nacional. Sin embargo, el ascenso político de Fernando Vilchis -quien muy posiblemente se convertirá en diputado federal- terminará por asumir el control del PT mexiquense. El exalcalde de Ecatepec ha construido un capital político en los últimos seis años que pondrá a disposición del petismo. Después de 30 años, la franquicia tendrá un nuevo dirigente, con sus positivos y negativos a cuestas.

 

En el mes de agosto, Alejandro Moreno deberá abandonar la dirigencia nacional del PRI, sea cual sea el resultado electoral del 2 de junio. El campechano ya tiene contemplado construir una sucesión que le permita mantener el control político por interpósita persona. En el Estado de México, todo está dispuesto para que Ana Lilia Herrera culmine con su interinato.  Hay elementos para concluir que la relación entre Moreno y Herrera se ha fracturado en las últimas semanas. Y también hay condiciones de sobra para pensar que Cristina Ruiz pueda asumir el control del priísmo local, a pesar de carecer de ascendencia política entre sus paisanos, pero también podría apostar a una interpósita persona.

 

Para el último trimestre del año, Anuar Azar concluye su periodo como dirigente estatal del PAN. Tiene la posibilidad de la reelección. Sin embargo, el liderazgo moral panista parece no aceptar la posibilidad de que alguien pueda estar más empoderado que él mismo. La reciente designación de las candidaturas no dejó plenamente satisfecho al grupo político de Azar. Por el contrario, las posiciones de privilegio y que podrían resultar ganadoras tras el 2 de junio, serán favorables del candidato a senador. Esas piezas podrían marcar el rumbo de quien asuma el control del panismo mexiquense para los próximos años.

 

En el Partido Verde Ecologista también existe una incógnita. En el transcurso de los últimos meses, José Couttolenc ha pretendido fortalecer el grupo político que responda a sus causas. Sin embargo, la adopción de Eruviel Ávila lo ha desplazado irremediablemente. Después de las elecciones del 2 de junio, Ávila puede cristalizar que su grupo político asuma posiciones del poder público. Y desde ese financiamiento y empoderamiento, desplazar a Couttolenc. Está claro que el exgobernador buscará el control absoluto -política y administrativamente-, de la franquicia que le prometió Manuel Velasco.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios