loader-image
Toluca, MX
9:43 am,
temperature icon
lluvia ligera
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 21-05-2024

Toluca, Edomex; 21 de mayo de 2024.- A menos de dos semanas de la elección presidencial, hay candidatos morenistas desaparecidos que simplemente no hacen campaña electoral y le apuestan a que el voto masivo a favor de Claudia Sheinbaum sea el efecto suficiente para ganar en las urnas. Ahí es donde el PRIAN podría obtener sus mejores resultados, en municipios o distritos, donde simplemente el bloque oficialista ha bajado los brazos, y las estructuras opositoras serán condición suficiente para ganar. El exceso de confianza de Morena será un factor electoral clave en la recta final proselitista.

 

El peor enemigo de un morenista es otro morenista. Es una realidad que decenas de municipios donde persisten pugnas irreconciliables, producto de las designaciones de candidaturas y que a la fecha han generado un clima adverso para varios candidatos que buscan presidencias municipales. Ahí están los casos de Zinacantepec, Valle de Bravo y Metepec, en donde simplemente no hay acuerdos de unidad, y la agenda pública se concentra en sus escisiones internas. No todo es tan favorable para Morena en esta parte de la elección.

 

En el PRIAN las cosas no son muy diferentes. Esa alianza electoral que tanto presumen desde los discursos y desde los templetes, es una coalición de facto que poco repercute en las campañas, y mucho menos en la operación electoral. El apoyo de las dirigencias partidistas sólo es moral. Los candidatos priístas sí tienen sus propias estructuras, pero no tienen para su beneficio un arropo del panismo que le genere amplios dividendos más allá de un logotipo más en la boleta, o bien, un candidato menos a quien enfrentar en la contienda.

 

En la acera de enfrente, los candidatos panistas adolecen de lo mismo. Cuentan con el respaldo político de su dirigencia, pero eso no se traduce en apoyos financieros o estructurales. No hay registro de que la dirigencia priísta realice alguna gira de apoyo para las postulaciones blanquiazules. El acuerdo del PRIAN sólo se limita a la repartición de sindicaturas y regidurías, pero al momento de salir a campaña, o en la estrategia de movilización electoral, cada quien debe resolverlo con sus propios métodos, recursos y limitaciones personales.

 

Quien es una absoluta decepción es Movimiento Ciudadano. Mientras en otras partes del país presume de un crecimiento electoral, y del impacto de algunas candidaturas que se han convertido en un verdadero fenómeno, en el Estado de México su participación es meramente testimonial. En un acto sinsentido, Juan Zepeda -dirigente estatal- colocó diversos anuncios espectaculares que sólo fomentan la confusión porque no dicen siquiera a qué cargo compite. La ganancia electoral para su causa será en casos aislado por liderazgos regionales, pero no por el trabajo político que tenga en el territorio.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios