loader-image
Toluca, MX
4:50 pm,
temperature icon
nubes dispersas
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 20-05-2024

Toluca, Edomex; 20 de mayo de 2024.- Un proceso electoral incierto es el que enfrenta el Estado de México. Faltan 14 días para la elección del 2 de junio, y todavía hay impugnaciones y sentencias que mantienen en la indefinición las candidaturas a alcaldes, diputados locales y regidores mexiquenses. A esa condición, debe adicionarse un clima de tensión social, entre candidatos y sus equipos de campaña que han sido víctimas de atentados, agresiones, amenazas e intimidaciones. Los ingredientes parecen estar dados para desalentar la participación electoral. Las autoridades hacen esfuerzos por llamar a la civilidad, pero hasta ahora han sido rebasadas en lo que llaman asuntos aislados.

 

La clase gobernante, los órganos electorales y los candidatos no pueden normalizar que las elecciones transiten por la incertidumbre. A dos semanas de la jornada electoral, el desaseo partidista sube y baja candidaturas. Ayer volvieron a desactivar a Gustavo Vargas en Zinacantepec. La semana pasada, fueron un par de alcaldías y varias regidurías tanto de Morena como del PT. Y todavía falta por ver eventuales sustituciones en otras postulaciones, acorde a los intereses políticos de las burocracias partidistas. Es poco el interés de los votantes, y los partidos hacen todo lo posible para alejarlos más de las urnas.

 

El clima de violencia es inaceptable. Pueden ser poderes fácticos. Pueden ser adversarios políticos que han elevado la efervescencia electoral. En cualquier escenario posible, no hay causa que justifique las agresiones. Muchos llamados de los actores políticos. Mucho protocolo de seguridad como impostura institucional. Y hasta ahora, nada se conoce de las denuncias que ya han hecho los candidatos. La última mesa política ocurrió antes de iniciar las campañas electorales, y ahora que parecen más necesarias, han quedado suspendidas.

 

En la recta final, se intensificarán dos escenarios: la guerra sucia que tratará de salpicar de lodo a todos los partidos políticos, y a las candidaturas más impresentables posibles. Y por otra parte, el chapulineo de militantes o simpatizantes que brincarán a bloques contrarios, para prometer miles de votos a favor de sus nuevos adoptantes. Hemos entrado a la etapa de las grandes ofertas, en donde todos ponen sus fichas con el mejor postor. Algunos con meras simulaciones; otros más, con falsedades de su presunta ascendencia política.

 

También vendrán las denuncias por delitos electorales. Es cuando los equipos de campaña suelen tomar acciones desesperadas. La entrega de materiales de construcción o despensas. La tradicional coacción del voto que es inadmisible, pero que sigue como moneda de cambio en todas las elecciones. Otro elemento de riesgo, desde algunos frentes, son grupos de choque que pretenderán desestabilizar las votaciones de quienes se sienten perdidos. Los hay en todos los lugares y de todos los colores. Viene la etapa más intensa de la elección.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios