loader-image
Toluca, MX
7:35 am,
temperature icon
algo de nubes
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 16-04-2024

Toluca, Edomex; 16 de abril de 2024.- Vaya que ser exgobernador es un buen negocio y parece no haber un retiro de la vida pública. Y los beneficios de la escena política se vuelven hereditarios por exigencia de las componendas del poder. Al menos eso reflejan las actuales campañas electorales. Ahí están los casos de Karla Cortés -esposa de Arturo Montiel- y de Mariano Camacho -hijo de César Camacho-, convertidos en candidatos a diputada federal por Lerma y a diputado local por Metepec. El PRI convertido en mero negocio familiar.

 

Pero no son los únicos casos: Eruviel Ávila, quien dejó la gubernatura en el 2017, se convirtió en senador de la república en 2018. Y recientemente, renunció al PRI, y hoy tiene garantizado su espacio como diputado federal del PVEM, sin importar lo que acontezca en las urnas durante el domingo 2 de junio. Y para cerrar la pinza, ahí viene Alfredo Baranda Sáenz -hijo del exgobernador del mismo nombre-, quien con menores posibilidades competirá para una diputación local con cabecera en Tianguistenco, pero a través de Movimiento Ciudadano.

 

—————–

 

Los priístas tienen una queja generalizada: la insensibilidad del delegado Jorge Meade Ocaranza. El reclamo constante es que la arrogancia del morelense tiene como resultado no recibir a nadie; y pretenderlo resolver todo por vía remota. En el fondo, advierten, es que Meade obedece a las decisiones que asume Cristina Ruiz -la futura senadora-, quien ha logrado absoluta confianza de Alejandro Moreno para imponer su voluntad en las designaciones del priísmo mexiquense. Hay quien dice -en secreto- que nunca imaginaron extrañar las formas políticas de Alejandra del Moral, pero que al menos los escuchaba.

 

En el municipio de Naucalpan, se instruyó en lo “oscurito” que ningún regidor tendría la posibilidad de reelegirse para el cabildo que contenderá en las elecciones del 2 de junio -cuya planilla estará encabezada por la panista Angélica Moya-, pero como siempre hay excepciones, todo está dispuesto para postular como síndico al actual regidor, Víctor Manuel Navarro Ruiz, quien es sobrino de Cristina Ruiz, la lideresa de facto del priísmo estatal. No obstante, para no dejar el camino libre, y como muestra de su inconformidad, ya se inscribieron para el mismo encargo más priístas como Omar Melgoza, Juan Bracho y Gustavo Parra. Tal parece que Cristina Ruiz no es muy querida ni en su propia tierra.

 

—————-

 

Las fracturas que han venido suscitándose en el PAN, no debieran normalizarse. Son pocos los operadores políticos y los dejan irse por las imposiciones de sus liderazgos. La crisis se agudiza en Naucalpan, Tlalnepantla, Toluca, y lo que se acumule en la semana. La burocracia panista se siente muy cómoda, llena de conformismo, mientras sus privilegios e intereses de grupo se mantengan intactos. No importa su crecimiento territorial, tampoco el trabajo histórico de su militancia, y mucho menos las causas ideológicas del partido. Y todo lo que ocurra en su contra y pegue en su ego personal, es por la teoría del complot. Repudian el discurso de Palacio Nacional, pero como se le parecen.

 

————-

 

Ha transcurrido la mitad de las campañas electorales federales, pero con absoluta intrascendencia entre los votantes. El gran auge para los partidos políticos, por ahora, sigue siendo la definición de las candidaturas de los procesos locales. Ahí también se concentra la agenda mediática, frente al letargo de las burocracias partidistas para oficializar a sus elegidos por las alcaldías y diputaciones locales. El proselitismo no ha sido de grandes luces, ni tampoco las promesas electorales de quienes pretenden ser senadores y diputados federales. Las campañas presidenciales también han sido de bajo impacto. Ahora, toda la expectativa está en las campañas locales.

 

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios