loader-image
Toluca, MX
3:01 am,
temperature icon
algo de nubes
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 15-08-2023

Toluca, Edomex; 15 de agosto de 2023.- Falta un mes para que concluya el sexenio de Alfredo Del Mazo. También se trata del final de una era, y eventualmente el desenlace de un régimen político que se extendió por 94 años. La cuenta regresiva definitiva ha comenzado. En un acontecimiento inédito, el Estado de México será gobernado por una mujer, y por un partido distinto al PRI. Nada es para siempre, ni siquiera el triunfo morenista. El ocaso priísta no es resultado de un sexenio: los excesos y la frivolidad vienen de más atrás.

 

Tras la elección por la gubernatura, la ausencia de gobierno ha sido más profunda. El gobernador Alfredo Del Mazo ha limitado su presencia política sustancialmente. Los actos públicos ya resultan esporádicos. El declive del poder público ha tocado a su puerta. El delmacismo no desaparecerá de un plumazo. El Grupo Atlacomulco entrará en una etapa de recomposición, y principalmente de reconstrucción. Los exgobernadores y sus grupos políticos ya defienden sus privilegios y sus intereses. La encomienda será regresar para el 2029.

 

El priísmo deberá aprender a ser una oposición. Evitar la beligerancia que ha llevado a Alito Moreno de fracaso en fracaso. Abandonar la complacencia que desdibuja la identidad partidista e ideológica. Es urgente construir liderazgos -que no sean los mismos de siempre- para pensar en que puede tener un buen candidato para el 2029. Tener en el corto plazo una propuesta de gobierno como parte de una oposición política y no sólo partidista. Prohibir a sus alcaldes y diputados los abusos y los malos gobiernos para recuperarse de la defenestración electoral. Trabajar desde hoy, en la elección del 2024.

 

La transformación no será inmediata, ni siquiera hay certeza de que habrá ajustes estructurales perceptibles para los más de 17 millones de mexiquenses. Delfina Gómez concentra la esperanza de cambio no sólo de más de tres millones de electores que le dieron su voto, sino de muchas décadas de quienes empujaron la vida democrática. La clave para un buen gobierno va más allá de voluntades políticas. Para alcanzar las expectativas, el morenismo tiene dos elementos en su contra: el limitado presupuesto y el tiempo para cumplirlas

 

Ganar la elección de gobernadora no era el objetivo, sino apenas el camino para alcanzar la transformación. No será sencillo consumar las promesas de campaña, pero sí debe evitar en lo inmediato, la corrupción y el despilfarro. Hay la percepción de que habrá impunidad, porque así se construyen los pactos políticos. No habrá cacería de brujas. Incluso, habrá un sector de la alta burocracia que permanecerá en el barco, porque se creen indispensables para que la maquinaria funcione. El desgate de poder viene por delante.

 

No es un asunto menor, pero Delfina Gómez apenas compartirá el ejercicio de gobierno con el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante un año y quince días. Es muy probable que los restantes cinco años, pueda cogobernar con otro mandatario o mandataria emanada de Morena, pero ya nada será igual sin el liderazgo moral del tabasqueño. Los primeros doce meses resultan fundamentales para el gobierno morenista que encabezará Gómez Álvarez. La elección de su gabinete marcará el destino de la eficacia o del fracaso.

 

 

Cometarios a contacto@planamayor.com.mx

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios