loader-image
Toluca, MX
2:48 am,
temperature icon
muy nuboso
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 13-12-2023

Toluca, Edomex, 13 de diciembre de 2023.- Pensar que con la llegada de Juan Maccise como presidente municipal sustituto de Toluca se solucionarán todos los problemas gubernamentales, políticos y financieros heredados, es de una ingenuidad absoluta. Más allá de los problemas personales y familiares que acompañaron a Raymundo Martínez en los últimos meses, el gobierno de Toluca no caminaba de la mejor manera. Por ahora, el PRI logró retener el control del Ayuntamiento, pero la caja de pandora está por abrirse profusamente.

 

A Raymundo Martínez se le viene la noche. Actualmente está prófugo de la justicia por acusaciones de su entorno personal. El cambio en la presidencia municipal, a cargo de Juan Maccise, obliga a realizar una evaluación de las áreas y emprender observaciones financieras en caso de identificar irregularidades. Vendrán despidos a sus incondicionales La huida de Raymundo fue tan abrupta, que difícilmente se llevó consigo un archivo que le permita defenderse de eventuales auditorías inmediatas. Habrá también cobro de facturas políticas.

 

El ascenso de Juan Maccise refleja la crisis política por la que atraviesa el PRI a nivel estatal. Muy a pesar de que transita por su peor momento, todavía los grupos de interés chocan entre sí para hacerse del control de los resquicios de poder público y político. No hay líder del partido que ponga orden; por el contrario, las fracturas internas conducen al hundimiento del priísmo local. Morena solamente se frota las manos, para disfrutar su momento y coyuntura.

 

Maccise tiene tantos retos como para incentivar su insomnio. Por un lado, revertir el atraso que padece la capital mexiquense, derivado de malos gobiernos como el del priísta Fernando Zamora; el morenista Juan Rodolfo Sánchez y el fugado Raymundo Martínez. Además, deberá generar un ánimo de trabajo ordenado entre la burocracia municipal que era obligada a aplaudirle a Raymundo en cada una de las crisis personales que enfrentó. Y cuidarse de quienes hoy aplauden la caída del alcalde priísta, porque ven en Maccise la oportunidad para privilegiar sus intereses y sus negocios personales.

 

Quienes se alegran por el resurgimiento del exgobernador Eruviel Ávila desde la acera ecologista, están obligados a recordar que Raymundo Martínez tuvo su mayor ascenso político en el sexenio del ecatepense. En todo lo bueno y lo malo, Martínez es hechura eruvielista, al igual que ese puñado de políticos que en fecha reciente a decidido renunciar al priísmo para enfundarse en el PVEM. El alcalde priísta ha puesto fin a su carrera política de la peor manera posible.

 

El grupo político de Raymundo Martínez, por lealtad y hasta protección personal, debería presentar su renuncia inmediata. El priísmo toluqueño está obligado a repensar cuál será su estrategia en la batalla electoral del 2024. Y el morenismo no puede pensar que tiene la elección ganada. Porque malos referentes políticos hay en todos los partidos; y el desgobierno de Juan Rodolfo todavía está muy presente y muy reciente. El electorado toluqueño debe encontrar una oferta política que le permita recobrar la confianza en sus gobernantes.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios