loader-image
Toluca, MX
11:49 am,
temperature icon
cielo claro
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 11-12-2023

Toluca, Edomex, 11 de diciembre de 2023.- Desde hace tres sexenios ha quedado demostrado que las instituciones del Estado han sido rebasadas frente a las acciones del crimen organizado. No es responsabilidad de un partido político o de un gobierno en específico. Las soluciones no se encuentran culpando al pasado, ni tampoco sacando raja política del presente. El sur mexiquense no sólo vive asolado frente al dominio delictivo; padece el abandono de su clase gobernante. Sólo toma relevancia cuando surgen conflictos como el del pasado viernes en Texcaltitlán. En cuestión de días, volverá al olvido cotidiano.

 

Si algo debe reconocérsele a la gobernadora Delfina Gómez es que ella personalmente encabezó un mensaje de medios el sábado anterior. Sin embargo, para superar los desafíos de la criminalidad no basta con llamados por la paz, mesas de seguridad diarias o con presencia mediática. Es ingenuo pensar que las cosas podrán mejorar en solo unos meses, pero es necesario reconocer que la crisis de inseguridad se agudiza, muy a pesar de que se han cumplido cinco años del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

 

Es deseable que el gobierno delfinista asuma el caso Texcaltitlán en la agenda de prioridades. No se puede apostar a la desmemoria del corto plazo. A los gobiernos les sobran diagnósticos; pero lo que resulta inaplazable es encontrar las soluciones hacia un futuro inmediato. Delfina tiene un absoluto respaldo institucional desde el gobierno federal, en materia de programas sociales, estrategia contra la inseguridad, y lo que sea necesario. Sin embargo, no necesariamente ese arropo político se traduce en un mejor gobierno.

 

En la reciente gira presidencial también quedó de manifiesto el alto bono político del que goza López Obrador, y que en gran medida trasmite a Delfina Gómez. La estrategia morenista se alista para la batalla electoral de 2024; y no hay reparo en que su prioridad está en que siga la transformación. El presidente insiste que está cerca el final de su gobierno, pero se dice satisfecho porque podrá conseguir la continuidad de su partido. Y en el caso particular del Estado de México, logró lo impensable, derrotar al Grupo Atlacomulco.

 

Es inadmisible como la dirigencia priísta busca subirse a la agenda pública desde la tragedia que azota al sur mexiquense. Es igual de insostenible como la dirigencia del Partido Verde busca sumarse a la discusión mediática, cuando ha adoptado a las élites políticas que han ejercido un cacicazgo en esa región mexiquense. No es el momento ni las formas. No entienden que no entienden.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios