loader-image
Toluca, MX
9:45 pm,
temperature icon
nubes dispersas
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 10-05-2024

Toluca, Edomex; 10 de mayo de 2024.- Durante las últimas semanas, quizá meses, el priísmo toluqueño ha repetido hasta el cansancio que es falso exista una relación política con el exalcalde Raymundo Martínez Carbajal. La defenestración electoral hacia el exedil es profunda, es una carga negativa en el objetivo proselitista del 2 de junio. El exconvicto es para los toluqueños una muestra inequívoca del desprestigio de la clase gobernante. Raymundo se ha convertido en el enemigo favorito de los candidatos a la alcaldía de la capital.

 

Sin embargo, a la dirigente del priísmo mexiquense, Ana Lilia Herrera le pareció una buena idea nombrar como subsecretario regional de la Secretaría de Acción Electoral a Mauricio Martínez Carbajal, quien es el sobrino y operador político por antonomasia del exalcalde toluqueño. Es un balazo en el pie, para quien he pretendido desmarcarse de quien utilizó el poder público para sus intereses personales, y terminó en prisión en una escena para el olvido. La designación parece un guiño para la famosa estructura electoral de Raymundo Martínez.

 

Ahora bien, Mauricio Martínez no estaba desaparecido del mapa político. Hasta ayer era secretario de acción electoral en el comité municipal priísta que, hace algunas semanas era presidido por Melissa Vargas y hoy en manos de Aníbal Pedraza. La militancia toluqueña se ha quejado permanentemente porque el sobrino del exalcalde asumía que tenía la protección de su tío, y una ascendencia política por su relación familiar. Y todo hace suponer que no estaba equivocado. La dirigencia estatal priísta ha decidido premiarlo, y ascenderlo en la pirámide.

 

De ganar el PRIAN en Toluca, cuál es el compromiso con los Martínez Carbajal ahora que se ha encumbrado a Mauricio en el gabinete de Ana Lilia Herrera. O bien, qué tanto se le debe o cuál fue la amenaza lanzada por los raymundistas para arroparlos, luego de que ellos mismos se encargaron de promover su posible inclusión con la andanada eruvielista a favor de la 4T. El ridículo en el que queda Alejandro Moreno, quien hace algunas semanas se lanzó en contra del exalcalde priísta, es mayúsculo, porque está claro que Mauricio Martínez no se manda solo.

 

Es cierto, la disputa por Toluca parece la joya de la corona para las elecciones de este 2 de junio. Se trata de una competencia simbólica que siempre ha representado una ambición histórica para el gobernador en turno. Ahí, el montielismo sucumbió contra el panista Juan Carlos Núñez. El mismo escenario donde el peñismo fracasó en la candidatura de su compadre Luis Miranda Nava. Y en el que el delmacismo vio pasar la oleada morenista de Juan Rodolfo Sánchez.

 

Hoy más que nunca, el objetivo delfinista es recuperar la capital mexiquense para su causa; y hasta Higinio Martínez ha cicatrizado sus diferencias con el “morenismo” toluqueño, y nos referimos al partido y a la corriente del apellido de quien encabeza la candidatura a la alcaldía. Y el PRI de Ana Lilia Herrera, en su toma de decisiones, podría decirse que juega del lado más incierto de la historia, porque no se sabe si en esta ocasión es a favor o en contra.

 

Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios