loader-image
Toluca, MX
7:01 pm,
temperature icon
algo de nubes
Hora Estándar Central

OFF THE RECORD 09-02-2024

Toluca, Edomex, 9 de febrero de 2024.- Los primeros cinco meses en el arranque de la administración de la gobernadora Delfina Gómez pareciera en sus principales actos públicos y mediáticos una continuación del sexenio anterior, encabezado por el priísta Alfredo Del Mazo. En la parte esencial de su mandato, hasta ahora no existen pistas que permitan distinguir cuáles serán las acciones de su gobierno que determinarán la transformación, ese cambio de régimen que tantas expectativas generó en la campaña electoral.


El delmacismo se distinguió por una política comunicacional tan repetitiva que alcanzó el hartazgo. La mayor premisa de su mandato fue el llamado Salario Rosa, un programa que lanzó desde febrero de 2018 -a cinco meses de haber asumido el cargo- y que repetía con un promedio de dos eventos semanales, para entregar entre cinco y diez mil tarjetas en cada encuentro público. A lo largo de seis años, repartió 700 mil monederos electrónicos.


Ahora, Delfina Gómez ha replicado el mismo programa social -que durante cinco años del sexenio delmacista, la entonces oposición morenista tachó de ser un esquema clientelar con fines electorales-. El programa denominado Mujeres con Bienestar, ha reemplazado las tarjetas rosas por tarjetas guindas, pero ha permitido a la mandataria mexiquense aparecer de forma constante en eventos públicos cuando parece que la agenda se la agota. Con la diferencia de que en cinco meses ya tiene 650 mil beneficiarias, sin la necesidad de entregar de cinco mil en cinco mil tarjetas, cada semana.


Otros dos temas absorbieron la agenda de gobierno delmacista: la entrega de títulos de propiedad y las caravanas por la justicia. En sus grandes paradigmas de gobierno, esos inundaban su agenda mediática. En lo que pareciera una falta de imaginación o de directriz política, Delfina Gómez también se ha apalancado de ambos programas para salir a escena y hacerlas parte de sus acciones de gobierno. Hasta ahora, se ha visto muy poco de parte de su gabinete que permita advertir en qué va a consistir la transformación de régimen político, como una obligación urgente de la alternancia partidista.


De forma constante, el gobierno delfinista insiste en que la estrategia de seguridad -y las cotidianas mesas por la paz- ya han dado resultados contundentes en la disminución de la incidencia delictiva, cuando está por cumplir 150 días de mandato. Lo cierto es que, la percepción de inseguridad no se modifica con un comunicado diario, o con una reivindicación discursiva de su clase gobernante. De confirmarse una estrategia acertada, el entorno reflejará mayor seguridad, y eso repercutirá en la percepción social.


Ya pasaron cinco meses del sexenio. Para el 2 de marzo se presentará el Plan Estatal de Desarrollo, donde se prevé se establezca la ruta a seguir para los próximos seis años. En apenas tres semanas, el ejercicio de gobierno entrará en una extensa veda electoral. Y para cuando concluya la calificación de las elecciones federales y locales -hacia finales del mes de junio-, de forma acelerada el gobierno delfinista tendrá que preparar lo que será su primer informe de gobierno que entregará en el mes de septiembre.



Tags

Compartir

Síguenos en

Comentarios

comentarios