loader-image
Toluca, MX
2:09 am,
temperature icon
lluvia ligera
Hora Estándar Central

En el portal de noticias que dirige el periodista Federico Arreola, el priísta Enrique Peña Nieto escribió una columna con motivo del 20 aniversario del magnicidio de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo de 1994. El Presidente advierte que hace dos décadas trabajaba como secretario particular del Titular de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado de México. Omite Peña decir que su jefe político desde entonces era Arturo Montiel, quien finalmente impulsó su carrera política hasta convertirlo en gobernador en septiembre de 2005.

La cercanía de Colosio con el Grupo Atlacomulco era particularmente con Carlos Hank González, uno de los personajes más encumbrado políticamente en el sexenio salinista. Luis Donaldo heredó el cargo como titular de Sedesol, al tenanguense Carlos Rojas Gutiérrez, paisano de Guadalupe Rhon, la esposa del profesor de Santiago Tianguistenco. Carlos es hermano de Paco Rojas, recién defenestrado como director general de la CFE.

La muerte de Colosio representó también un cambio en la vida política de muchos mexiquenses. Ya con Ernesto Zedillo como candidato presidencial, el exgobernador Ignacio Pichardo asumirá la Presidencia de CEN del PRI, y nombrará como secretario de Organización, a su discípulo Humberto Lira Mora, quien a su vez designa subsecretario a Montiel. Entonces Arturo deja vacante la secretaría de Desarrollo Económico, que ocupó Juan José Guerra Abud, entonces jefe de Peña, y hoy convertido en titular de la Semarnat.

El próximo domingo, cuando se cumplan 20 años del asesinato de Colosio, será la oportunidad simbólica para que Peña Nieto refrende su militancia activa, como lo hizo en la ceremonia de aniversario del pasado 4 de marzo. Enrique se ha asumido como el jefe político del partido en el gobierno, cuando faltan menos de 16 meses para la primera prueba de fuego, las elecciones intermedias, con el regreso del PRI en Los Pinos. La encomienda que tiene por delante el exmandatario mexiquense, César Camacho es obtener el “carro completo”.

En contraste, en la tierra natal de Peña no hay mucho que pedir. El perfil político de Raúl Domínguez Rex simplemente no despega, la militancia ni siquiera lo reconoce, y su papel es por demás deslucido. Lejos quedaron los tiempos de dirigentes como Isidro Pastor y Ricardo Aguilar, que acariciaron de cerca la posibilidad de ser candidatos a gobernador. En el caso de Raúl será todo un logro si alcanza a llegar a los comicios locales del año entrante.

 

Comentarios

comentarios

Vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident
Lexie Ayers
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.

The most complete solution for web publishing

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Tags

Share this post:

Related Posts
Category
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit eiusmod tempor ncididunt ut labore et dolore magna